El día que me miraste

Que sea un domingo completo!...solo depende de mi. Escojo mirarte, escojo ver detalles deslumbrantes y alegres, escojo compartir lo que pugna por salir del corazón, escojo seguir una aventura, escojo salir solo a recibir maravillas, escojo identificarme con guacamayas, con el viento y con el sol, escojo salir y vivir sin razón, escojo abrazar a los que están y vibrar con los que me faltan. Hoy es el último domingo en que ocurrirá lo que saldré a ver despierto y animado. Hoy amo y me aman...hoy decido aceptar q soy parte de lo más maravilloso, asombroso y espectacular. Así decido, animado por la luz con que un día me miraste.

 

Cuando ya no pueda...

Cuando ya no pueda evocar experiencias de intensa emoción como cuando mi madre me abrazaba animándome ó como cuando mi padre colocaba su mano en mi hombro.

Como cuando mi amor me acompañaba y me sorprendía con un beso ó cuando mi hija me regalaba su mejor dibujo.

Como cuando mi hermano me comprendía en silencio y mi amigo me recordaba algún gesto mío vital para él y olvidado por mi.

Cuando eso ya no pueda ser, entonces estaré presente como una vibración de amor disponible.

Frenos sutiles e impulsos efectivos

La paz y la tranquilidad que tanto aprecio son aportes de mi naturaleza espiritual cuando hago espacio para que se exprese en mi ánimo.

Sin embargo no son una meta o un logro en sí mismo, son más bien una condición desde la cual opero en la vida diaria para mantenerme alineado con lo que me da satisfacción, con lo que deseo y con lo que es realmente valioso en la vida.

En ese sentido las angustias y los temores responden a percepciones desde el ego, que ve ataques por doquiera.

Mis actitudes de permitirme actuar y participar en mi día tal cual se presenta, con ánimo y entusiasmo, tienen lugar cuando estoy cierto de que mi fuente de paz siempre esta conmigo y no depende de otros.

Por el contrario, cuando admito inseguridades y angustias acepto las percepciones ilusorias del ego que me separan y me incomunican con lo que es del momento presente.  Y ello busca impedir la percepción real de cada experiencia como lo que realmente es: una oportunidad o/y una enseñanza.

TODA EXPERIENCIA ES UNA OPORTUNIDAD O UNA ENSEÑANZA. CUALQUIER OTRA INTERPRETACIÓN CONDUCE AL SUFRIMIENTO.

Para reconocer y capitalizar a mi favor esas enseñanzas u oportunidades, debo agradecerlas pues el agradecimiento es la verificación de mi ser para saber que soy libre y que mi paz esta a salvo.

  •  Todo gesto de agradecimiento es la recepción de bendiciones, por ello es la puerta de acceso a la abundancia.
  •   Toda palabra de validación hacia el otro es un  estímulo que propende a su mejoría y a la apertura de estados abundantes.
  •   Agradecer es un estado receptivo que motiva la mejor versión de mi mismo.
  •   Validar es un estado activo desde la mejor condición de quien soy.

Ambos, agradecimiento y validación, aseguran mi conexión espiritual, mi autenticidad, mi tranquilidad, mi paz y mi única seguridad.

Meditación y WiFi

Meditar es establecer una conexión tipo WiFi con el campo de conciencia.

Mi mente es el decodificador de las señales del Campo de Conciencia.

El enfoque con mi presencia es el router con el que me comunico a otros divices (otras mentes) para que, si están activas en la frecuencia, reciban señales del Campo.

Conectado de esa manera al Campo de Conciencia tengo acceso a la sabiduría disponible en Él. Así puedo beneficiarme de infinidad de tutoriales gratuitos que me asisten en cada situación, puedo conectarme con temas que me interesan y ser asistido para expandirme según mis gustos y necesidades en cualquier área.

Cuando pierdo conexión WiFi con el Campo Unificado de Conciencia, quedo operando solo con los recursos de mi propio divice (mi mente). Asi, no solo pierdo acceso a la sabiduría, sino también a la posibilidad de conectar con otros; ahora me encuentro aislado.

Luego de establecer conexión con el Campo de Conciencia (WiFi) mediante la meditación, ya no necesito verificarlo continuamente, solo comenzar a operar desde sus posibilidades infinitas. Es mi presencia en cada escena la señal que me alerta que permanezco en esa maravillosa condición WiFi.

Mi decisión de meditar equivale a conectar el impulso energético necesario para activar todo el sistema.

Pero, en realidad esta idea es solo un símil rudimentario de lo que realidad ocurre: un llamado continuo de la Conciencia Amorosa para re-unirnos y experimentar nuestra grandeza desde la Unicidad.

JIL