Mascota

¿Sabes por qué lamentas profundamente la muerte de tu mascota?

    A ti mismo te sorprende el colapso emocional que ha ocurrido en tu ser hasta conmover fibras insospechadas. Pues es más que un lamento por una pérdida de algo querido, mucho más. Es posible que por ningún ser humano hayas confrontado ese sorpresivo sentimiento que trasciende toda tu comprensión.

    Pero es que tu mascota querido amigo te permitía algo precioso; te daba la oportunidad de mostrar tu verdadera y más real naturaleza interior. Con ella, además de un protector, dejabas aparte tu condición de guerrero y ella te permitía mostrarte vulnerable. Frente a ella no tenías que representar ningún papel; solo estabas allí con ella, la alimentabas ó jugabas con ella. Te acompañaba sin pretensiones, solo te hacia saber que jamás le deberías nada y que tu eras lo más importante de su existencia.

    Su nobleza era una realidad que te hacia saber que jamás te heriría. Y tu lo sabías. Te daba la posibilidad de experimentar la realidad más deseable que busca cualquier persona; no tienes nada que temer.