El camino a la abundancia financiera es un camino emocional

    Me doy permiso para sentir que el trabajo ya esta hecho. Para sentir la experiencia del bienestar en este momento. Para experimentar, por un momento, el sentimiento de que todo esta resuelto y que puedo experimentar una condición mucho mejor de lo imaginado.

   Practico colocarme en una condición emocional semejante a cuando puedo oler el rico aroma de un pastel y no tengo dudas de que lo degustaré, y  su aroma me guía, por la ruta más corta, hasta él.

    Ya todo el trabajo esta hecho. Ahora puedo disfrutar de lo que soy y lo que tengo sin pensar en lo que viene, enfocado en el ahora y confiado en que hay un flujo de manifestación que he decidido exista en mi vida. Ese es el tipo de experiencia al que pertenezco.

Toda angustia es testigo de carencia.
Toda tranquilidad es preludio de expansión.
Toda alegría ya es manifestación de abundancia.
Ya el pastel se ha horneado y lo puedo oler.
Sentirme bien, suelto y permitiendo, es el camino más corto a la satisfacción y a la plenitud...

¡ Pues ya todo está hecho !