El agua es vida, no la malgaste

Me refiero a la vida que es un caudal incontenible.

La sabiduría de vivir consiste en no remar contra corriente. Si en cambio aceptas y permites que el flujo de la corriente te lleve, ¡ni siquiera tendrás que remar!. Solo requerirás controlar el timón.

Seguir el flujo de la vida es aceptar y confiar que tus deseos son reales, dignos y suficientes para motivar e impulsar tu experiencia a una condición de satisfacción y plenitud.

Pero debes aceptar que ya estas listo. No es necesario esperar a que ”tu embarcación” sea sofisticada; ya es adecuada. Ya estas listo para soltar las amarras y liberar tus deseos.

Naturalmente, habrá turbulencias y momentos de dudas, en los cuales solo la confianza en tu conexión con el universo amoroso te permitirá mantener firme el timón en tu rumbo. Pero no lo dudes, tu y el caudaloso río de la vida son parte de una misma experiencia, que tiene siempre el mismo final, enormes caudales que fluyen sin tropiezos en hermosas planicies aluviales. Es la etapa en donde la vida es serena, sabia y miras tu experiencia con satisfacción. Y oteas en el horizonte del atardecer la confluencia con el mar de tus mas sublimes sueños.

JIL