Cómo permanezco conectado a lo mío?

   Empezar por comprender que lo que ocurre en mi vida es una respuesta a mi estado de ánimo prevaleciente.

   Que mi experiencia es una evidencia de lo que mantengo en mi mente y que ello está asociado a una determinada emocionalidad. Creencias, estados de angustias ó el resultado satisfactorio de haber mantenido el entusiasmo y un impulso vital creativo, todo está asociado a lo que hay en mi mente y atado a mi emocionalidad.

   Mi estado de ánimo es la manera como se describe mi clima vibratorio ¡desde donde atraigo todo!. Por eso es que soy cuidadoso con los pensamientos que escojo y permito en mi mente; deben mantener mi estado de ánimo elevado, de lo contrario los dejo pasar ó los sustituyo, colocando mi atención en aquellos asociados a mis deseos y a lo que sea que me haga sentir bien, animado y entusiasmado. Es decir coloco mi atención en cualquier cosa, situación o persona de mi escenario actual, que evidencie en mi alta vibración; que fundamente, justifique y soporte un estado de ánimo apasionado e impulso creativo.

   Pues ¡mi estado de ánimo lo es todo!.

   Crear y mantener un estado de ánimo es simple: es intuitivo, ¡y todo mi ser desea participar!.

   Generar un estado de ánimo es mi primera tarea del día. Para ello me preparo:

  • Me despierto y solo veo cualquier cosa bonita: a mi esposa (solo ver), una planta, mi mascota, el cielo despejado.
  • Me hago mi primer café y lo disfruto sin admitir ninguna urgencia o pendiente.
  • Me tomo 15 minutos en meditación.
  • Me visualizo como el ser libre que soy y a lo fácil que a la vida se le da todo.
  • Escojo lo más motivante de lo que tengo para hoy y lo reviso para añadirle mejoras. Decido que es el motivo de mi día y me aseguro que me entusiasma.
  • Acerca de todos los trámites y tareas pendientes (responsabilidades) las incluiré como “cosas que he decidido hacer” para mejorar mi calidad de vida.
  • Mantenerme a consciencia fuera de cualquier angustia o mal humor, es lo más inteligente que puedo hacer con vista a obtener experiencias gratificantes.

¡ Mantener mi estado de ánimo es la tarea más importante del día!.

  • Ahora puedo activar mi condición de poder, mi asertividad, mi equilibrio y mi actitud más ecuánime. Es la condición interior que me permite darme cuenta de oportunidades.
  • Mejorar mi estado de ánimo es un objetivo que logro progresivamente; no admite cambios bruscos que signifiquen esfuerzos de mi parte. El esfuerzo es contraproducente sobre mi estado de ánimo. Tratar arduamente de “mejorar mi estado de ánimo” solo va a AMPLIFICAR mi estado de ánimo actual.
  • En cualquier momento durante el día puedo activarme.

 EL PROCESO:

1. Mantener mi enfoque sobre lo que, fácilmente, me hace sentir bien.

2. Solo por un tiempo, mantenerme alejado de lo que me hace sentir particularmente mal.

3. Con el tiempo podré abordar cualquier tema espinoso y lograr preservar mi estado de ánimo.

EJEMPLOS

- Pensar en los nietos o hijos pequeños en escenas graciosas.
- Pensar en mis mascotas y lo divertidas que son o fueron.
- Atender a mis plantas, bon sai, etc
- Evocar escenas con placer y satisfacción: vacaciones, yoga, masajes, viajes, teatro, etc.
- Logros conseguidos en el pasado, pequeños pero significativos: colocar un detalle en casa, mantener la belleza del auto, evocar un saludo cariñoso.
- Escenas diarias que me alegran sin motivo: ver un buen progarama TV, etc

CONCLUSIÓN

Un estado de ánimo elevado es mi prosperidad y el origen de toda abundancia.